• Paloma

Tips para comer mejor sin sufrir en el intento

Tenemos más que claro que somos lo que comemos, que nuestro cuerpo es un templo y que elegir bien lo que consumimos es un acto de amor, pero ¿qué pasa cuando tenemos en frente un bowl de papas fritas o una copa gigante de helado? (Empieza a sonar una música al fondo: Todo se derrumbó… 🎵).

Lo importante es no castigarnos ni sentirnos culpables. Hoy es un nuevo día y una nueva oportunidad para tomar decisiones más conscientes sobre lo que le metemos a nuestros cuerpecitos. Sé lo difícil que puede ser, pero no es imposible.

¿Vamos con los tips?

1. Aplicar una perspectiva positiva

Si lo vemos como una guerra contra la comida o con nosotros mismos, estamos poniendo energía mental en el lugar equivocado. En cambio, si lo vemos como un proceso que requiere presencia y determinación, podremos reconocer nuestro poder para controlar las decisiones que tomamos en cada minuto. Porque al ver el panorama general se ve terrible, pero vivir el proceso de cambio es algo del día a día que sí se puede sobrellevar.

2. Planea tus compras y prepárate para los antojos

¡La ensalada no tiene porqué ser aburrida! ¿Ya probaste el aderezo con jugo de naranja? Si le ponemos ganas y creatividad a nuestra dieta, podemos llegar a descubrir sabores maravillosos que no hubiésemos creído posible con una alimentación sana. En internet existen miles de recetas donde se puede hacer magia con ingredientes naturales y nutritivos. Pégale un vistazo antes de ir al súper, así te aseguras de tener todo lo que necesites.

Y para cuando te den ganas de picotear, prepárate con frutos secos o chocolate con altos porcentaje de cacao, que son altos en grasas saludables, lo que te ayuda a saciar el hambre y la ansiedad, al igual que la palta.

3. Convérsalo con tus cercanos

Podemos llevar varios días sin caer en la tentación, pero cuando nos toca ir a la casa de un amigo o familiar, se hace re fácil perder el foco. Por eso, una muy buena idea es conversar sobre tu decisión de cuidarte y las razones que tienes con tus amigos y familiares; así, en vez de ganarte el bullying por querer vivir sano, te evitas los “prueba, si es solo uno”, ganas su apoyo y quizá más de alguien se te une a la causa.

Como dije previamente, no hay que sentirse mal si recaemos. Lo importante es tener claro el porqué lo estamos haciendo, así, cada día se hace más fácil decir que no cuando se debe. Ahora, a descubrir nuevos sabores y vivir más sano, con más energía y bienestar.


91 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo